Gloria Molina Espera Ser Recordada como una ‘Campeona’

0

 

El 19 de febrero de 1991, Gloria Molina un tanto nerviosa asumió el cargo en la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles, haciendo historia en ser la primera latina elegida en la mesa directiva de cinco personas. Un trabajo que fácilmente mantendría por los próximos 24 años, sin embargo, ese día la presión era enorme.

“Fueron nervios devastadores”, recordó Molina desde su escritorio en el edificio Kenneth Hahn Hall en una de las últimas veces que estaría ahí antes de dejar su puesto debido a límites de mandato.

Su oficina casi vacía; maquillaje recogido en una bolsita zip lock, lapiceros y lápices unidos con una liga, retratos, reconocimientos, fotos y otros recuerdos que Molina se llevará de su oficina, la cual da una vista amplia hacia el horizonte de la ciudad.

“Me siento bien al partir, es sólo una despedida con mi personal … es como tener fiesta con la familia, esa parte es difícil”, dijo la supervisora de 66 años antes de limpiarse algunas lágrimas.

Aún más difícil es dejar proyectos sin terminar.

“Denme otros seis meses”, agregó a media broma.

Gloria Molina en su oficina del centro de Los Ángeles antes de dejar el cargo de supervisora del condado. (Cortesía de oficina de Gloria Molina)

Gloria Molina en su oficina del centro de Los Ángeles antes de dejar el cargo de supervisora del condado. (Cortesía de oficina de Gloria Molina)

 

Veinticuatro Años Después—Un Recuento

Durante más de dos décadas, Molina ha representado un distrito diverso que se extiende desde algunas regiones bastante conservadoras hasta áreas no incorporadas que dependen en gran medida de sus servicios, incluyendo el Este de Los Ángeles.

Al retroceder el tiempo, había mucho en juego.

“Muchas personas no apoyaban que yo llegara aquí”, le dijo a EGP.

También estaba la comunidad latina, marginalizada, poco representada, y quienes tenían altas expectativas acerca de la primera latina en la historia en ser elegida para la Asamblea Estatal de California (1982) y como concejal del Ayuntamiento de Los Ángeles (1987) y posteriormente como supervisora.

Esas expectativas, junto a su participación en el movimiento chicano y su punto de vista feminista—los cuales ambos eran acerca de empoderar a las personas—influenciarían para la toma de sus decisiones por las siguientes dos décadas.

Dice que “ser la primera” le ayudó a abrirle las puertas a otras mujeres y a más latinos. Siempre siguiendo las palabras de su madre, “Tienes que ser el ejemplo para tus hermanos”,

“Cuando tienes estos roles de liderazgo no sólo te están viendo como una funcionaria electa o supervisora”, dijo Molina. “Eres una supervisora Latina, eres una mujer supervisora”.

Y ya sea que las personas lo reconozcan o no, es una “reflexión en todos nosotros como comunidad”, dice Molina.

Molina reconoce grandemente la ayuda de su personal, muchos quienes han estado con ella desde sus tiempos en la asamblea, le han ayudado en la transición de su puesto en el consejo de la ciudad de Los Ángeles y a la junta del condado como supervisora representando a más de dos millones de personas repartidas por diferentes ciudades y miles en territorio no incorporado del primer distrito.

En ese momento, “Mi prioridad era [tratar de ver]cómo me iba a comunicar con mis constituyentes”, dijo Molina, agregando que le tomó tres años para tener todo en orden.

En sus más de 30 años de servicio público Molina transformó su distrito, más notablemente en el lado este. Mientras estaba en la asamblea, Molina luchó junto a las Madres del Este de Los Ángeles contra la construcción de una prisión en el Este de LA. Ella ayudó a asignar $54 millones—incluyendo millones de sus fondos discrecionales—para mantener viva LA Plaza de Cultura y Artes en el centro de Los Ángeles, la cual se dedica a “cultivar la apreciación de las influencias culturales mexicanas y mexicano-americanas”.

Como supervisora, Molina ayudó a crear la Extensión de la Línea Dorada al Este, que conecta el lado este con el resto del condado de Los Ángeles; el Centro de Tránsito de El Monte, el Grand Park en el centro de LA; el Centro Comercial la Alameda, el Centro Médico LAC+USC, el Centro Wellness en el Hospital General y los $30,4 millones invertidos en la renovación del Centro Cívico del este.

Le dijo a EGP que esta muy orgullosa de su trabajo en la renovación del centro cívico, el cual incluye una biblioteca, parque y oficinas del condado.

Molina estuvo en el parque la semana pasada durante la celebración de inicio de “Winter Wonderland” donde visitó a niños en la biblioteca, en la pista de patinaje y compartió sus alegrías durante la encendida del árbol de navidad.

Un gran contraste a cuando la gente veía ese parque como “peligroso”, dijo, recordando que “no estaba bien iluminado, las pandillas se habían apoderado del parque”.

“Ahora esta abierto, es espacioso, tiene brillo. Tiene una biblioteca nueva, tiene un centro cívico … todo es bueno ahí”.

 

Los Obstáculos en el Camino

Conseguir financiación y la aceptación del resto de sus colegas en la junta no era fácil. La supervisora le dijo a EGP que la re-construcción del Hospital General del Condado fue uno de los proyectos más importantes y uno de los más difíciles para que ella consiguiera que el resto de la junta entendiera que había una necesidad enorme para poner más camas en el hospital.

“Fue uno de mis momentos más desalentadores en la junta de supervisores”, dijo. “Nunca había visto a cuatro de mis colegas darle la espalda al primer distrito, como lo hicieron”.

Obtener financiación para el Grand Park—un área de cuatro cuadras localizado entre el Music Center y el City Hall—también fue un desafío, según Molina. Igual que era convencer a la junta que ayudaran a LA Plaza. Sin embargo, el mes pasado, para asegurar el futuro de LA Plaza, Molina ganó el voto de la junta para aprobar $135 millones para desarrollo de uso mixto el cual generará fondos para apoyar a la organización en las siguientes décadas.

Los desafíos son más difíciles cuando eres mujer, según Molina. “Todavía hay una gran cantidad de sexismo en la junta, una gran cantidad de sexismo con los jefes del departamento y otros”, le dijo a EGP. “Ellos no lo quieren decir, pero es su naturaleza”.

“Pero también tiene que ver con el hecho de ser la única mexicana”, dijo, señalando que de vez en cuando tratan de ignorarla.

“Es por eso que puedo ser una…voz tan alta”, se ríe. “Pero está bien, nunca dejo que eso me debilite en lo que tengo que hacer”.

Sin embargo, agrega que algunos de sus más grandes retos en realidad han venido de los electores. Recordó la oposición de la construcción de un proyecto de vivienda para madres solteras en City Terrace a principios de los 90s. Hubo muchas protestas, dijo.

Pero “algunas veces tengo que hacer las cosas a pesar de que haya cierta oposición”, explicó.

Molina, una demócrata, dice que no le incomoda ser etiquetada como una fiscal conservadora. Dice que ajustar el presupuesto ha dado sus frutos para el condado, que resistió a la Gran Recesión mejor que muchos otros municipios, incluido el estado y la ciudad de Los Ángeles.

La Supervisora Molina patea una pelota en la inauguración de un parque en Bell Gardens. (Cortesía de oficina de Gloria Molina)

La Supervisora Molina patea una pelota en la inauguración de un parque en Bell Gardens. (Cortesía de oficina de Gloria Molina)

Al preguntarle cómo quiere que la gente recuerde su desempeño como supervisora, Molina responde que ella espera que sea como una defensora, y lo más importante, como alguien que los escuchó.

“Espero que me recuerden como una campeona porque realmente he trabajado duro para defender los derechos de todos y los derechos de mi comunidad y [solucionado algunos]problemas”, dijo.

“Mucha gente piensa que soy muy testaruda, pero yo me muevo de acuerdo a los problemas de mi comunidad”.

Pero Molina también tiene un lado más tranquilo, que incluye cocinar en casa, hacer jardinería, ver películas clásicas y coser después de un largo día de trabajo.

En algún momento pensó en tener una carrera en la moda, pero en estos días solo cose y acolcha para sacar su lado creativo.

Probablemente pocos saben que a ella le gusta escribir, dibujar caricaturas e incluso ha escrito un esquema para una comedia que involucra a latinos y que espera un día completar.

“Tengo ideas todo el tiempo y las escribo”, dice ella, rompiendo a reír cuando se da cuenta que ha revelado su sueño secreto.

Los años la han hecho más paciente, Molina le dijo a EGP. Ella admite haber prejuzgado algunas personas sólo para descubrir que estaba equivocada.

“Nunca pensé que tendría una [amistad]con Mike Antonovich”, Molina le dijo a EGP. “No estamos de acuerdo en todo, pero hemos tenido una relación sólida”.

En reunión de la junta del martes, Antonovich respaldó la candidatura de Molina para desbancar al concejal José Huizar en las elecciones de marzo del 2015.

Molina dice que correr es un desvío de la jubilación que ella pensó pasaría haciendo trabajo voluntario y cociendo.

“Eso va a tener que esperar potencialmente otros cuatro años”, dijo, tocando madera en su escritorio de la buena suerte.

El miércoles, Molina dijo adios durante su última reunión oficial como miembro de la Junta de Supervisores. Hubo discursos, elogios, abrazos, lágrimas y recuerdos en vídeo de ella y Supervisor Zev Yaroslawski, que también esta por salir de la junta.

La ex secretaria del Trabajo, Hilda Solís será juramentada para reemplazar a Molina el primero de diciembre. El consejo de Molina a Solís es hacer lo que ella hizo y desarrollar su propio estilo y enfoque para hacer las cosas.

“Quiero que ella continúe siendo una campeona, ella sabe cómo ser un campeona”, dijo Molina, quien agregó que espera que Solís hará un llamado a aquellos que han estado allí cuando necesite un consejo. “Espero que ella no crea que tiene que saberlo todo, porque a mí me tomó un largo, largo tiempo”.

El lunes, la supervisora estaba siendo valiente ante su personal de su oficina. Había sido una semana emocional para todos; dividir un equipo que incluyó a personas que habían trabajado juntos durante décadas.

“Es como si yo fuera la cabeza de este hogar tratando de ser valiente por ellos”, dijo Molina con los ojos llenos de lágrimas. “Pero por dentro, yo estoy tan nerviosa como ellos, preocupada de lo desconocido”.

—-

Twitter @nancyreporting

nmartinez@egpnews.com

Posted - Copyright © 2022 Eastern Group Publications, Inc.

Share.
Print This Post Print This Post

Leave A Reply

Comments are intended to further discussion on the article topic. EGPNews reserves the right to not publish, edit or remove comments that contain vulgarities, foul language, personal attacks, racists, sexist, homophobic or other offensive terminology or that contain solicitations, spam, or that threaten harm of any sort. EGPNews will not approve comments that call for or applaud the death, injury or illness of any person, regardless of their public status. Questions regarding this policy should be e-mailed to service@egpnews.com.